El mundo de las mascotas ha tenido un importante crecimiento en los últimos años. La alimentación no ha estado ajena a esto, pudiendo encontrarse un abanico muy amplio de alimentos en el mercado. Gran cantidad de éstos alimentos contiene en su composición ingredientes altamente procesados, que no pueden ser digeridos adecuadamente e incluso con preservantes prohibidos en otros países, los que pueden tener por ejemplo, efectos cancerígenos y hasta causar la muerte de nuestras mascotas.

En los últimos años se ha observado un aumento en ciertas patologías relacionadas con una alimentación inadecuada, desde un aumento del sarro dental, altos índices de sobrepeso y obesidad, diabetes, enfermedades digestivas, renales, hepáticas, entre otras, tanto en caninos como en felinos.

Una alternativa para la prevención, control y tratamiento de estas patologías, es la alimentación natural balanceada, la cual se basa en el uso de alimentos como carne, vísceras y ciertos tipos de frutas y verduras, no procesados, sin aditivos ni preservantes sintéticos, emulando “volver al origen” de lo que ancestralmente consumieron éstas especies.

Actualmente, existen varios modelos de dietas naturales, tales como dieta BARF, modelo presa entera, modelo franken prey y dieta natural formulada. Lo importante en este aspecto, es que las dietas sean balanceadas, logrando el “equilibrio animal”, es decir, estén formuladas y respaldadas por Médicos Veterinarios especialistas en el áreas y que sean elaboradas con materias primas de calidad certificada. Una dieta natural tiene múltiples beneficios entre los que destacan; mascotas más sanas y fuertes con un evidente incremento en su nivel de energía y vitalidad, aumento en su masa muscular, disminución de los problemas dentales, problemas dermatológicos y enfermedades metabólicas, entre otras, logrando la mejor calidad de vida posible.